Viernes, 25 Marzo 2022 18:37

“Ser médico es una pasión”

 Nota 5

“Ser médico es una pasión”

NOTA AL DOCTOR ERNESTO JOSÉ GARCÍA

 

Mañana, 3 de diciembre, es el día del médico, fecha establecida por la Organización Panamericana de la Salud en honor al nacimiento del Dr. Carlos Juan Finlay en 1833, médico y científico cubano. Por tal motivo, desde la Asociación Médica del Departamento San Martín queremos homenajear al Dr. Ernesto José García, que a sus 74 años de edad, posee 51 años de trayectoria.

Nació en Tinogasta, Catamarca, una ciudad con poco más de 11 mil habitantes ubicada a casi 300 km de San Fernando del Valle de Catamarca, a orillas del Río Abaucán. Luego de finalizar el secundario decidió estudiar medicina en la Universidad Nacional de Córdoba, donde se recibió con 23 años. “Mientras estaba en la facultad trabajé en el Hospital de Urgencias, en el servicio de cirugía. Cuando me recibí en el año 1970, comencé a trabajar en el Hospital Misericordia, también en Córdoba, haciendo lo que antes se llamaba medicato, hoy residencias”, contó García.

Trayectoria

Pero en Córdoba no sólo se enamoró de su profesión, sino también de su compañera de vida, con quien lleva 52 años de amor. Junto con ella se erradicó en Sastre y Ortíz, trabajando codo a codo junto al Dr. Hugo Novati en el Hospital de Sastre, acompañándolo y atendiéndolo hasta el día de su muerte. Al respecto, el doctor cuenta: “Mi trabajo siempre fue en el Samco local. En ese tiempo se hacíamos de todo: parto, cesáreas, cirugías. Porque teníamos anestesista y nuestro hospital era una referencia. Todo ese bagaje de conocimientos y experiencias me permitió abrir mi consultorio en 1978 en Sastre”, expuso.

El progreso de la medicina es vertiginoso: “Cuando me recibí no existían ni la ecografía, ni la resonancia magnética”, contó. Al poco tiempo de recibirse los avances en el plano famacológico y tenológico hicieron que el Dr. García sintiera la necesidad de actualizarse, como parte del compromiso ético-profesional que había asumido. Por eso, en 1980, comenzó a viajar una vez por semana a Buenos Aires, para hacer un posgrado en el Hospital de Clínicas José de San Martín. “Fue un sacrificio y entrega enorme de parte de mi familia y mía. Viajaba todas las semanas al para poder obtener la especialidad de medicina interna en la Asociación Médica Argentina. Uno de mis grandes maestros fue el Dr. Carlos Reussi, una persona maravillosa, con una entrega y afán de docencia que destaco”, dijo García.

Con el tiempo fue nombrado Secretario de la Escuela de Graduados de Medicina Interna de Buenos Aires y profesor dentro de la especialización. Pero con el tiempo, Buenos Aires se hacía cada vez más lejos. Por eso, comenzó a formar parte de la Asociación Médica Interna de Rosario (AMIR), donde recuerda a colegas y amigos con mucho afecto: “Allí me distinguieron con su amistad los Doctores y Profesores Roberto Parodi, Alcides Greca y Carlos Siegrist. Hombres inquietos, inteligentes, admirables” dijo.

A lo largo de todos esos años, el Dr. García nunca dejó de atender a sus pacientes, en la localidad de Sastre. Recuerda entre risas muchas anécdotas vividas allí, como aquel 24 de diciembre a las 12 de la noche dentro del hospital local, atendiendo un parto. “Sonaban las campanas de la navidad y estábamos recibiendo un nuevo niño”, expresó. Y durante la pandemia de COVID 19, tampoco. Como él afirma: “Con la pandemia nunca cerré mi consultorio, por supuesto, siempre manteniendo las medidas de bioseguridad pertinentes. Tampoco dejé de formarme, haciendo tres o cuatro Congresos por año, pero por Zoom”.

Inspiración

El Dr. García expone que la actualización permanente es fundamental para ejercer esta profesión: “La facultad es el punto de inicio nada más, pero después creo en la formación médica continua.  Si no hay estudio permanente y actualización es imposible interpretar al hombre en su totalidad, y no digo paciente, sino al hombre. Por eso hay que apostar a la capacitación, porque la medicina no es de hoy para mañana, sino para siempre”, contó.

Sus más de 50 años en la medicina avalan su visión de la profesión: “La medicina debe ser lo más humana posible, pensando en el paciente, quien tiene que participar del proceso de diagnóstico y del tratamiento. Tenemos que tener una visión integral del hombre y su biografía”, expresó.

“Soy un enamorado de la medicina, para mi la medicina es una pasión”, la define el Dr. Y a los que se están recibiendo, les pide que crean y tengan confianza en todo lo que puedan aprender, no sólo durante la carrera sino también durante el posgrado, ya que la medicina avanza, como él lo evidenció durante su vida.

En un proceso reflexivo, el Dr. García se siente gratificado al mirar para atrás y ver el camino transitado: “Mi vida ha sido muy grata para mí. Siento y disfruto lo que hago. Estoy acompañado por toda mi familia, que saben de desvelos y preocupaciones. Ellos han sido mi gran soporte. Mi esposa, mis dos hijos y mis cuatro nietos”, contó.

Para finalizar, rescata y valora que la Asociación Médica del Departamento San Martín le realice este homenaje y les envía un feliz día a todos los médicos de la zona: “Les envío un gran abrazo a mis colegas que, de una forma u otra, colaboran en el crecimiento diario de la profesión”.

Pie de foto: TRAYECTORIA: El Dr. Ernesto José García a sus 74 años, posee 51 como médico.

Visto 53 veces